¿Quieres mejorar en el deporte?

Suscríbete y te informaré de las últimas novedades de coaching deportivo

Refuerzos positivos

 

Refuerzos positivos

 

En el mundo del deporte se debate muchas veces sobre la importancia que tienen los refuerzos positivos en los entrenamientos y partidos.

Lo correcto es REFORZAR conductas CONCRETAS positivas en los jugadores para que se REPITAN y RETIRAR estímulos NEGATIVOS para que no se repitan y así se REFUERCEN conductas positivas.

Tanto en los entrenamientos como en los partidos hay infinidad de situaciones en las que el refuerzo puede ser clave para el aprendizaje y para la mejora del deportista.

Cualquier toma de decisión correcta puede ser utilizada para reforzar, pero también hay que saber cuando llevar a cabo el feedback, si es necesario darlo inmediatamente, si hay que esperar o incluso si hay que omitir dicho refuerzo positivo.

En cuanto a las conductas, y sobre todo con los más jóvenes, es fundamental dejarles claro que cualquier comportamiento inadecuado, falta de respeto o conducta antideportiva debe ser sancionada y eliminada para que no vuelva a repetirse. De igual manera, los comportamientos donde la cooperación, el trabajo en equipo, la eficacia en la comunicación o el autocontrol emocional aparezcan debe ser algo reforzado y premiado.

¿Cómo se puede reforzar o premiar?

Pues de dos maneras:

  • Se puede reforzar de forma SOCIAL: con ELOGIOS, APROBACIÓN, RECONOCIMIENTO.
  • Se puede reforzar de manera MATERIAL: DESCANSOS, PREMIOS, ETC.

Cuando a un deportista se le reconoce su buen hacer o se le aprueba lo que hace con un refuerzo social, tenderá a repetirlo y se sentirá con mayor confianza y seguridad.

Otra forma de refuerzo es mediante algo material, es decir, con un premio (económico en deportistas profesionales, un regalo material en los más jóvenes, o cualquier otra cosa que sea motivante para el jugador). También es posible que el deportista sea reforzado con algún descanso en el propio entrenamiento o después del partido. Si se premia el esfuerzo de un trabajo bien hecho en un entrenamiento o si se da un descanso después de un gran partido el jugador no solo descansará físicamente sino mentalmente.

En ocasiones los entrenadores no saben utilizar los refuerzos correctamente y los aplican indiscriminadamente: o dan demasiados y no hacen el efecto que se persigue, o son tan escasos que pierden muchas oportunidades de reforzar a sus deportistas.

El consejo más práctico: utilizar el sentido común y aprovechar cada oportunidad para que el jugador pueda crecer y mejorar. Es muy fácil decirlo, lo difícil es hacerlo, y hacerlo bien.

¿Quieres mejorar en el deporte?

Apúntate y recibe consejos y recursos - Es GRATIS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *