¿Quieres mejorar en el deporte?

Suscríbete y te informaré de las últimas novedades de coaching deportivo

Liderarte para liderar

 

Liderarte para liderar

 

Siempre se ha dicho que tienes que liderarte para liderar un equipo. Si no eres capaz de hacer esto será imposible poder hacerlo con los demás.

El líder de equipos acompaña, guía e influye al equipo hacia sus objetivos y metas. Es la persona que tiene que inspirar a los demás siendo ejemplo y dando servicio a los demás. En muchas ocasiones el líder malinterpreta su rol o su posición en la empresa o en el deporte y utiliza a sus empleados o a sus jugadores como una herramienta para su propio beneficio, en vez de preocuparse de que el equipo crezca, mejore y se desarrolle para conseguir esos objetivos comunes.

Cierto es que, si al equipo le va bien, al líder también le irá bien. Pero cuando el líder busca primero su beneficio se está aprovechando del equipo. El líder influye sobre su equipo para lograr metas u objetivos comunes. Para ello, es muy importante que esté presente y que dedique tiempo de calidad a cada integrante del equipo.

Se ha acabado el tiempo del “jefe” y ha llegado el momento de los “líderes”. Las personas rinden más cuando están alineadas con sus empresas y con sus líderes. Y para que ocurra esto es fundamental que el líder tenga claro su papel, ya que hay ocasiones en las que las personas eligen un ascenso por el salario, por el puesto o por la posición social, en vez de elegirlo para liderar y dirigir a un equipo, para inspirar y para retar a un equipo de personas.

Los retos que se tiene que fijar un líder tienen que estar relacionados con:

  • Inspirar, animar y obtener lo mejor de los demás.
  • Conocerse mejor a uno mismo (tener autoconocimiento y autoconciencia).
  • Conocer mejor a las personas y a su equipo de trabajo.
  • En los momentos de crisis, no dejarse guiar por el miedo.

Además, el líder tiene la misión de unir al equipo alrededor de un objetivo común. Este objetivo común es lo que va a lanzar al equipo hacia la acción. Cuando ocurre esto el equipo comienza a trabajar, crecer y desarrollarse.

Todo lo anterior se consigue cuando el líder, como decíamos anteriormente, se centro en los demás, en su equipo y desarrolla habilidades como el autoconocimiento, la gestión del equipo, la escucha activa, la empatía, la confianza, el feedback, el reconocimiento, la asertividad, la delegación, la toma de decisiones.

De esta forma te convertirás en un líder y podrás liderarte para liderar.

¿Quieres mejorar en el deporte?

Apúntate y recibe consejos y recursos - Es GRATIS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *