¿Quieres mejorar en el deporte?

Suscríbete y te informaré de las últimas novedades de coaching deportivo

Jóvenes Promesas

 

Jóvenes Promesas

 

Las jóvenes promesas del mundo del deporte son únicamente eso: jóvenes promesas.

Los niños y niñas desde la más tierna infancia practican su deporte, entrenan, empiezan a competir. Pero no son conscientes de todo el trabajo que los lleva llegar donde están y lo más complicado, no saben o no son conscientes de todo el camino que les queda por recorrer para llegar a ser deportistas de alto rendimiento.

Cuando un niño empieza en su deporte, lo suele hacer porque le gusta mucho o porque sus mejores amigos lo hacen. Es decir, los niños y niñas hacen deporte por diversión y para hacer amigos.

Posteriormente la tendencia cambia y continúan practicando su deporte, pero además de la diversión y los amigos, influyen aspectos de la competición y los motivos de práctica deportiva empiezan a tener que ver con el rendimiento y el resultado.

Aquí es donde muchos chicos y chicas dejan el deporte, ya sea porque sus motivaciones han cambiado o porque el deporte les acaba cansando o quemando.

Los que continúa empiezan a ver que ya no es como antes y algunos pierden incluso el recuerdo del motivo principal por el que practican su deporte: la diversión. A todo lo anterior se suma que la mente del joven deportista empieza a tener demasiadas cosas en las que pensar: obligaciones de entrenar duro y cuidarse, presiones externas e internas para rendir cada vez más o destacar, distracciones como pueden ser pensar en el dinero que van a ganar cuando sean profesionales o la popularidad en su entorno son cosas que distraen al deportista y hacen que pierda el foco de lo importante. Más todos los problemas que un adolescente o un joven suele tener en su vida.

La joven promesa que se desvía del camino o pierde el foco de que lo importante es seguir trabajando y aprovechar las oportunidades que les ofrezca la vida probablemente se quedará el en camino.

Sin embargo, el deportista que sea capaz de vaciar su mente, volver a disfrutar de su deporte como cuando era un niño y trabaja siendo cada día la mejor versión de sí mismo está en el camino de convertirse en un deportista profesional.

Y decimos que está en el camino porque la joven promesa tendrá que refrendar todo su trabajo. En este punto hay tantos factores que hacen que un deportista llegue o no llegue que sería motivo de otro artículo. Lo importante es que el deportista se centre en lo que depende de él en vez de centrarse en lo que depende de los demás.

A partir de ahí estará en la línea de salida para pasar de ser una joven promesa a un deportista profesional.

¿Quieres mejorar en el deporte?

Apúntate y recibe consejos y recursos - Es GRATIS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *